ESTO ES UN SIMULACRO (QUE NADIE SE OFENDA EN VANO) por Javi Ballester Martínez

CARA JAVI JPG

Llegó ante él con ése miedo a lo desconocido metido muy adentro, pese a la externalización de las manifestaciones, pues, un elemento extraño, extranjero, se había instalado ahí alterando su comportamiento, convirtiéndole en algo poseído por fuerzas incontrolables a las que obedecía como el sediento acata las palabras de quien le indica dónde está el pozo de agua en el que calmar su sed, sin pensar que esas voces podrían ser creadas por la necesidad, producto del sinsentido, respuesta humana a ése otro aparente absurdo en el que la vida deviene para todo aquél que choca contra el muro levantado por el imperio de la razón o cordura, el concepto de normalidad que nos intenta colonizar, esclavizar, confinando a veces nuestras vidas, limitando nuestro espacio vital, ahogando los gritos de liberación que pugnan por encontrar una vía de escape por donde encauzar tanto desencuentro de nuestro inerme ser, nuestra indefensa naturaleza, esencia, con la llamada realidad, esa razón de otros, que ha dejado de ser la nuestra.Tú no podías saber de sus motivos, carecías de todos aquellos elementos con los que poder formar un juicio de valoración de ése estado abrumador de nervios expectantes como buscando la ocasión para saltar incontrolados ante toda real o imaginaria situación de provocación ajena a la razón que la sinrazón contiene en su interior; ella, la razón propia, se apropia (aunque solo pretendía salir del confinamiento al que se veía sometida y respirar), cae en el ansia de intentar demostrar con sus pobres medios de expresión, desde la impotencia de un idioma incomprensible para el común de los mortales, lo que le pasa; solo eso quería Él, pero no supiste verlo: tu ejercicio de responsabilidad intentando poner límites a lo que vives como el desbordamiento de una presa que puede arrasar todo lo que a su paso encuentra, ahogando también a la persona que lo provoca, después de haberse llevado a unas cuantas más por delante, a ti y a tu personal en último término, te obliga a actuar rápido en tu idioma de profesional incuestionable desecando el área de influencia de la presa desbocada, no dejando indicio de su crecida, ignorando qué la llevó a esa altura; sin caer en la cuenta de que esa lengua propia que empleas entraña el extrañamiento de su persona, del camino de ida, o quizá de vuelta (una vez, a su tiempo, incorporada la experiencia a su existencia) hacia el resto de Su Vida; poniéndole los grilletes que arrastrará en adelante, que obstaculizarán su paso sin futuro, casi sin presente diría, por la vía estrecha (como un hilo delgado que apenas si se ve), del diagnóstico de una supuesta enfermedad, de la cual, además le pedirás que tenga conciencia, para adherirse al tratamiento que tú consideres oportuno, sin consultarle ni contar con Él: ése trío de ases frente al que pierde definitivamente la partida de Su Vida, al carecer de jugada con la que contra atacar porque nadie piensa en ti, en nosotras a la hora del reparto de naipes; más bien nos dejan fuera de juego permanentemente (a quien le guste el fútbol dirá outside con el uso de la terminología que emplea siempre el club de los entendidos para con los de su círculo, pues son muy suyos), otros deciden la jugada que para ti, para mí, puede ser fatal, una sentencia de muerte en vida.

NAIPES JPG

Sí, esto es una pequeña muestra simulada que podría servir a una situación real, o no, pero eso ya no depende de mí, el autor del simulacro sobre una trama verosímil, con personajes creíbles; se subordina a esa mirada que evalúa, estima, aprecia cada situación desde la serenidad de la persona que asume su compromiso con la competencia profesional que la gravedad de cada caso requiere, sin juicios previos, desde la empatía que despertó con la conciencia de saber que cualquiera puede ser ése Yo alienado del contexto; apostando por una aproximación al ser sufriente desde la acogida que transmite tranquilidad, silencio, quién sabe si hasta confianza para un futuro (inmediato) trato, más allá del tratamiento; no generando violencia ante la vulnerabilidad de alguien que en su confusión puede mostrar apariencia agresiva, puede llegar a ella por provocación (no  consciente, no se culpe a nadie), añadiendo desencuentro al por mayor al mismísimo desencuentro: el de un humano frente a sí mismo en la isla de una emoción única que lo identifica como tal, que lo puede con tu ayuda, quizá, llegar a perder como tal.

Como digo es un supuesto, sus causas pueden ser variadas: paternalismo (consciente o no), creyendo que un diagnóstico de discapacidad incapacita a una persona (pues de ello qué pensaran los ajenos al tema); presbicia o vista cansada, después de largos años cumpliendo tus funciones; inercia profesional (las cosas siempre han sido así) desde la tradición más rancia; creer firmemente en tu trabajo sin cuestionarlo: ¡porque funciona!, aún en ausencia de resultados: es un mal crónico, solo se contemplan paliativos. Os lo cuento, como un cuento, desde mi humilde (que no modesta) posición de ex humillado; añado como recordatorio que desde esta posición se está siempre en disposición de seguir aprendiendo muchas cosas, frente a la postura del que “todo lo sabe”, y en consecuencia: ya nada le cabe.

*Pero esto no es un cuento: Andreas F. G. de 26 años, murió el año pasado atada a una cama en el HUCA (Hospital Universitario Central de Asturias)por las complicaciones de una meningitis linfocitaria no diagnosticada. Su culpa: pese a no tener antecedentes psiquiátricos, en su familia, sí los había, y el cuadro de agitación que presentaba fue asociado a estos, sin que se hicieran más comprobaciones. Diréis que fue una negligencia (esas cosas pasan, por triste que nos parezca): pero el trasfondo del caso es que “todavía” hay quien cree en la transmisión genética de las “enfermedades mentales”; que un estado de agitación precede a una reacción violenta, por tanto procede contener mecánicamente a la persona que lo sufre; además: os habéis preguntado alguna vez la imagen que se crea en la sociedad de unos “enfermos” a los que se les suspenden sus derechos “por su bien” y la tranquilidad de los demás, “porque nunca te puedes fiar”; y la autoestima que le puede quedar a una persona después de un tratamiento  coercitivo.

A modo de P.D. os digo: En los casos supuestos y no, cabría: Una catarsis de la mirada para tener otra visión “más acá” del estigma.

(Os pido para acabar, silencio, cargado de reflexión: por tanto; por Andreas, y por tantas y tantas)

 

*Fuente historia Andreas “La nueva España” Asturias. Miércoles, 25 de julio de 2018.

Advertisements

Cuando mis pensamientos me destruyen

final
Obra gráfica: José Luis Leal GAM Maritim, Testimonio: GAM Arrancapins

Hoy me levanté una vez más con esos pensamientos negativos y que me destruyen; pensamientos, que no hacen más que decirme lo que no me apetece hacer y lo desgraciada que soy por tener la situación que tengo. Es tan difícil salir de ellos estando sola, pero no tengo otra opción ahora. Nadie va a venir a distraerme, a sacarme de esta burbuja tan maléfica que crea mi mente alrededor de mi realidad. Cómo lidiar con ellos es ahora mismo mi mayor trabajo.

En todo este tiempo he tenido que aprender cuándo he de hacerles caso y cuando no. Qué difícil fue averiguar que tus pensamientos no eres tú…entonces, ¿quién soy?

Es ahí donde la ayuda de mi psicóloga entra en juego. Ella me está enseñando a decir no, a decir esa no soy yo y no voy a hacerle caso a ese pensamiento.

La sociedad no hace más que decirnos que debemos ser y estar felices todo el tiempo, marcándonos objetivos que debemos ir tachando de una larga lista que parece interminable. Interminable, porque la sociedad nos marca que debemos siempre superarnos, como si este fuera nuestro mayor logro. No hay tiempo de caer, no hay tiempo de parar, no hay tiempo de llorar, no hay tiempo para la tristeza.

Pues yo voy a parar, a llorar, a estar triste, a caer….pues es en este arduo camino donde realmente me estoy conociendo, donde cada día para mí es una superación.

Nunca me hubiera imaginado que sea ahí, en los pensamientos que me destruyen, donde iba a encontrarme conmigo misma, donde iba a sacar toda mi fortaleza, donde iba a encontrar mi propia felicidad.

Participación mesa redonda en el CREAP

FOTO CRISTINA CREAPEl pasado 27 de Abril participamos en la mesa redonda “El asociacionismo: caminos hacia la implicación activa de la persona y su contexto” de las Jornadas del Colegio Oficial de Psicólogos en la Comunidad Valenciana, que se desarrollaron en el Centro de Referencia Estatal de Atención Psicosocial a personas con trastorno mental grave. En esta mesa, Cristina explicó a los y las asistentes lo que para ella es el GAM y los beneficios que tiene.

¿Qué es un GAM?

Un grupo de apoyo mutuo que comparte experiencias relacionadas con la diversidad mental.

Objetivo

El objetivo de este proyecto es que exista en la ciudad de Valencia y alrededores una herramienta útil para las personas que formamos parte del GAM y retomar las riendas de nuestras vidas para ser más libres.

Beneficios de asistir

  • Reciprocidad: dar apoyo y recibirlo al mismo tiempo.
  • Horizontalidad: el apoyo se realiza de igual a igual y en primera persona.
  • Sentirse escuchado y comprendido.
  • No a la soledad.
  • Autonomía, por ejemplo, nosotros solos podemos organizar una fiesta, el orgullo loco, a la que estáis todos invitados, luego os leeré el manifiesto.
  • Compartir experiencias: pues es un aprendizaje continuo con tus propias experiencias y las de los demás.
  • No sólo es beneficioso porque nos ayuda a sentirnos mejor sino que además aportamos ideas diversas y constructivas para la sociedad.

¿Por qué es necesario que exista un GAM?

  • Para romper el aislamiento de las personas con diversidad mental.
  • Suponen un lugar seguro, donde se puede expresar lo que sea necesario sin tener reacciones de incomprensión.
  • Para sentirnos útiles para hacer cosas nosotros mismos y para la diversidad mental, apoyando.
  • Pero sobretodo es necesario el GAM porque el usuario es el que mejor sabe lo que les pasa de igual a igual, empatizando.
  • Porque somos víctimas de la sociedad, pero al mismo tiempo, luchadores, todos podemos sufrir un daño psicológico, por eso nadie está libre de padecer una diversidad mental.

¿Cómo nos organizamos?

Bajo el nombre de GAM Valencia se reúnen varios GAMs. Concretamente el de GAM Arrancapins se reúne semanalmente en el Casal de la Falla Arrancapins los miércoles de 6 a 7.30; luego nos tomamos algo entre amigos. La asistencia oscila entre 8 o 9 personas de un total de 13.

Reglas del GAM

Responde a 2 principios reciprocidad y horizontalidad, de igual a igual. En ocasiones aceptamos como invitados a profesionales, para compartir información sobre sanidad y el funcionamiento del GAM.

Temas que se tratan

  • Problemáticas de salud mental, se comparten dificultades, recursos, herramientas, reflexiones e ideas.
  • Nuestros miedos, inquietudes, vivencias, sufrimiento.
  • Tratamos temas sociales que nos afectan.

¿Cómo contactar con el GAM?

Email: apoyomutuovalencia@gmail.com

Facebook, Messenger, Twitter: @GAMValencia

Teléfono, Wassap: 67441915

Word press: https://gamvalencia.wordpress.com/

MANIFIESTO JPG

 

El GAM para mí

pareja filtro
Obra gráfica: José Luis Leal, GAM Maritim Testimonio: GAM Arrancapins

Desde hace casi un año soy usuaria del GAM de Arrancapins. Mi participación en este GAM comenzó cuando me diagnosticaron un trastorno mental. Para entonces padecía un sufrimiento mental y me encontraba sola ante esto. Fue entonces cuando busqué ayuda y conocí el GAM de Arrancapins. Me informé sobre lo que era y lo que hacían  y la verdad es que desde el primer momento me sentí muy acogida por todos los integrantes.

Para mí ha resultado una gran ayuda en lo que a mi trastorno se refiere ya que me he encontrado apoyada y escuchada por todos y todas. Cada semana hacemos una reunión en la que podemos hablar de cualquier cosa que nos está inquietando. A nivel personal me ha ayudado mucho en mi recuperación.

No solo he encontrado compañeros y compañeras que te apoyan y te ayudan sino a día de hoy puedo decir que he creado un vínculo con todos y cada uno de ellos muy especial. Y es este vínculo lo que me da fuerzas para seguir luchando y levantarme cada día.  

Además, durante este tiempo hemos realizado proyectos que no han hecho más que ayudarme a seguir creciendo como persona. También  he aprendido a valorar a las personas por como son y no por lo que son. Aquí no hay diagnósticos, sino personas con cierto sufrimiento mental.

Solo puedo decir que después de un año, volvería a buscar apoyo en este grupo.

mano y flor filtro
Dibujo Jose Luis Leal GAM Maritim

Co-locando mientras vamos andando

OL
Concentración: Plaça l’Ajuntament, València

(Co-loco el Orgullo Loco) Co-locando mientras vamos andando

Javi Ballester Martínez

Un encuentro entre personas con una problemática común es siempre una experiencia positiva: que la gente que históricamente ha sido despreciada, apartada de la sociedad, señalada con el dedo acusador de la diferencia como motivo de inhabilitación social y personal, discapacitada para representarse a sí misma, silenciada en el momento de presentar sus quejas, no atendida en sus demandas; contra la que se cometen constantes abusos que vulneran los Derechos Humanos, haya cogido por su cuenta el testigo de la responsabilidad que toda vida humana que se precie de serlo conlleva, para empezar una “loca” marcha hacia adelante que empodere al colectivo y vaya repartiendo más testigos para ir sumando voces discordantes en el recorrido de este camino emprendido, es un argumento por sí solo de gran peso para hacer sin más una valoración afirmativa, porque de eso se trata precisamente: de reafirmarse en el orgullo de lo que somos, ese “Orgullo Lo Cura” como lema reivindicativo.

Continue reading “Co-locando mientras vamos andando”