Orgullo Loco Valencia 2019, por May

Como todos sabéis el día 20 de mayo es el Día del Orgullo Loco a nivel mundial y en muchas ciudades se organizaron eventos para su celebración.

Desde la plataforma Orgullo Loco Valencia, que está integrada por asociaciones en primera persona, el 11, 18 y 19 de mayo se celebró el Día del Orgullo Loco bajo el lema de este año: Derecho a ser libre, derecho a ser yo.
Me gustaría compartir con vosotras/os mi experiencia en el evento y que significa para mí.

Orgullo loco es, ante todo, un punto de encuentro que da la oportunidad a cada una de las personas participantes de reivindicar, expresar, crear, des dramatizar, concienciarse, divertirse, quererse…

Es (cómo se dice en los GAMs) un espacio de comprensión y libre de juicios, pero también es una fiesta en la que compartir con los demás y enriquecerse con ellos.

El día 11 se celebró en el Casal de la Falla Arrancapins un interesante coloquio después del visionando de los documentales “Bellamente” y ” La locura es la cura” los cuales tratan cuestiones que nos afectan a la sociedad y en especial al colectivo de salud mental, como son los centros de integración comunitaria y la reivindicación de la prohibición a las prácticas electro convulsivas, entre otras.

Debate día 11 de Mayo Casal Falla Arrancapins.
Debate día 11 de Mayo Casal Falla Arrancapins.

El día 18 se convocó una concentración en la Plaza del Ayuntamiento en la que los asistentes desplegaron la pancarta con el lema: “Derecho a ser libre, derecho a ser yo”, leyeron el manifiesto del Orgullo Loco y testimonios en primera persona de la campaña  0 Contenciones de Locomun. https://www.0contenciones.org/

Se hizo de forma visible para intentar así concienciar a la gente que no está relacionado con esta realidad, de que las personas diagnosticadas con un problema de salud mental tenemos los mismos derechos que cualquiera de las demás personas.

Lectura de manifiesto y testimonios contra las contenciones. 18 de Mayo Plaza del Ayuntamiento.
Lectura de manifiesto y testimonios contra las contenciones. 18 de Mayo Plaza del Ayuntamiento.

El día 19 en el Espai Llimera (local muy adecuado a los espacios que necesitábamos y acogedor) se realizaron las actividades de debate, paella, concierto, recital de poesía y micro abierto.

En el debate pudimos disfrutar en gran grupo de las opiniones y experiencias de los compañeros y compañeras y se apuntó por parte de diferentes colectivos a la necesidad de coordinarnos entre nosotros para aunar fuerzas en las reivindicaciones (tomamos nota).

A la hora de comer continuamos compartiendo en pequeños grupos nuestras experiencias personales con los compañeros/as familiares y amigos que estaban en el evento y se generó un espacio de reflexión en el que pudimos conocernos mejor todavía.

Después algunos dimos un agradable paseo al parque del oeste y a las 17 comenzó el concierto de Vandoleras que me trasmitió mucha cercanía y espontaneidad.

Grupo Las Vandoleras. Espai LLimera.
Grupo Las Vandoleras. Espai LLimera.

Para finalizar hubo un recital de poesía cuyas poesías me sorprendieron mucho por su calidad y su originalidad y también por la valentía de las personas que las leyeron ya que eran muy personales y aun así las quisieron compartir con los demás.

Javi, Coral, Sol y Yolanda, Poesía Loca en Espai Llimera.
Javi, Coral, Sol y Yolanda, Poesía Loca en Espai Llimera.

Durante todas estas actividades y celebraciones pude sentir el clima de respeto y de unidad que se respiraba ya que como se suele decir “todos vamos en el mismo barco”. Coordinarnos para que estos encuentros y muchos más que están por venir salgan adelante y cada vez se impliquen más personas sea con diagnóstico o sin el: familia, amigos, profesionales, estudiantes, vecinos… es importante y necesario para la sociedad. Y además es justo.

Quiero agradecer a cada una de las personas su participación, que es lo que le da sentido a todo y recordar que están invitadas a participar en las asambleas previas al evento ya que pretendemos celebrar el Orgullo Loco de 2020 y mejorar cada año más con todos vosotros/as.

Gracias: May

orgullolocovalencia@gmail.com En facebook: @orgullolocovalencia
orgullolocovalencia@gmail.com En facebook: @orgullolocovalencia
Advertisements

Jornadas salud mental 10 Abril 2019

En la foto miembros de Flipas GAM Madrid y GAM Valencia durante su mesa sobre el Apoyo Mutuo. Texto Esther GAM Arrancapins.
En la foto miembros de Flipas GAM Madrid y GAM Valencia durante su mesa sobre el Apoyo Mutuo. Texto Esther GAM Arrancapins.

El pasado 10 de abril tuve la oportunidad de asistir a unas jornadas de salud mental en primera persona. He de decir que hasta ahora, solo había asistido a jornadas de salud mental en las que la voz principal era siempre de los profesionales. Pero por primera vez en Valencia, los profesionales habían dado un paso atrás para dejarnos a nosotros y nosotras, usuarios de salud mental, ser los protagonistas.

En estas jornadas participaron compañeros y compañeras de GAM Valencia, y Flipas Gam Madrid, además de Federació de Veus, Colectivo Obertament, Colectivo Imaginave, Colectivo Dis-cuerdos, y otros compañeros de la Asociación Ámbit contándonos sus experiencias como ex reclusos.

Y es que, desde hace unos años, se está empezando a construir una red de personas afectadas en salud mental donde cada voz tiene la misma importancia, a diferencia del sistema actual de salud mental donde predomina el papel del profesional.

Podemos hablar de que está empezando a existir una revolución en salud mental proveniente de los usuarios. Y es que ya no nos conformamos con el modelo biomédico donde existe una verticalidad, donde el médico está en la cúspide y el usuario obedece sus órdenes.  Porque desde la propia experiencia y el conocimiento de uno mismo es desde donde comenzamos a desarrollar este movimiento alternativo donde se nos da más voz. Esto nos permite crear otras perspectivas desde donde abordar el problema de salud mental.

Creemos que existen más aspectos fundamentales más allá del biologicismo, como lo son los aspectos psicológicos o el entorno donde se desenvuelve el usuario. Lo farmacológico es un elemento, pero no es todo lo que se necesita. Y es desde esta premisa desde donde estamos intentando actuar.

Por ello se están creando colectivos y asociaciones de usuarios de salud mental donde comparten esta problemática y donde se les permite hablar sobre ello. En muchas ocasiones existe una dificultad a la hora de ser escuchado/a, precisamente en el momento más necesario. Esto permite romper ese aislamiento ayudándonos a poder expresar lo que sea necesario sin miedo a ser incomprendido o juzgado. Una de las características principales de estos grupos es la horizontalidad, donde dejamos de lado sentirse superior por cuestiones de edad, país de origen, formación académica, posición social, religión o género.

300 personas (según la organización) acudieron  el pasado día 10 de Abril, a la Facultad de la ciudad valenciana a hablar en primera persona sobre psiquiatrización, diagnósticos, medicación, coerción en los servicios de salud mental, contenciones mecánicas, prisión, adicciones,  apoyo mutuo, arte, expresión, derechos humanos, justicia y dignidad
Hasta 300 personas (según la organización) acudieron el pasado día 10 de Abril, a la Facultad de la ciudad valenciana a hablar en primera persona sobre psiquiatrización, diagnósticos, medicación, coerción en los servicios de salud mental, contenciones mecánicas, prisión, adicciones, apoyo mutuo, arte, expresión, derechos humanos, justicia y dignidad

CARTA DE BIENVENIDA (by Paco)

Texto Francisco GAM Arrancapins
Texto Francisco GAM Arrancapins

 

Aunque hay controversia histórica, parece ser, que el origen del manicomio, son prisiones que los estados crean para “limpiar” la calle de indigentes.

Con posterioridad, el médico pasa a dirigir esas prisiones, y adapta el argumento médico al argumento político, explicando que ha encerrado a esas personas porque están enfermas, es decir, inventa la locura. Es así hasta el presente en el que la locura continúa siendo una hipótesis, no existe materialmente. Es decir: el policía, el carcelero y el juez son sustituidos por el psiquiatra, la mejor definición de psiquiatra es la de “director de prisión”.

Es una acepción “Controversia de la biopsiquiatría”, en la enciclopedia digital “Wikipedia” se puede leer:

“Es una declaración de septiembre de 2003, la asociación psiquiatría americana, que representa a 36.000 médicos líderes en salud mental, concedió: la ciencia del cerebro no ha alcanzado al nivel en que los científicos o clínicos puedan señalar ya las lesiones patológicas o anormalidades genéticas que en sí mismas sirvan como biomarcadores confiables de una enfermedad mental o un grupo de trastornos mentales. Probablemente se demostrará que los trastornos mentales representan trastornos de la comunicación intracelular o un sistema de circuitos neuronales desorganizado”

El material biológico es la sustancia material que demuestra a un investigador que una enfermedad existe. La locura no tiene ningún marcador biológico. La locura no existe materialmente. No hay ninguna porción de materia a la que un investigador pueda señalar con el dedo y decir: “esto es locura”. En el mejor intencionado de los casos, la locura es una hipótesis.

Es más la asociación psiquiátrica americana tiene la desvergüenza de afirmar que en el futuro “demostrará” que la locura existe. Recordemos que los americanos tiene poder para decidir lo que es verdad y lo que no: editan el catálogo de diagnósticos mentales más usados del planeta.

La seguridad social es un producto liberal para mejorar la fuerza del trabajo, aparecido en la industrialización. El seguro médico es un producto de la derecha política para reparar a sus obreros. La sanidad pública es un fenómeno económico, no sanitario. Desde la industrialización, cuando también aparece la sociedad de masas, el individuo debe adaptarse a la economía, a la sociedad, al grupo.

La sanidad pública satisface al grupo y destruye al individuo. El criterio sanitario que aplican a los departamentos de salud de los estados es la socialización de los individuos, el reagrupamiento, la reinserción social de los individuos segregados, de los individuos que están fuera del grupo.

Los departamentos de salud de los estados no curan ninguna enfermedad, solo reagrupan y reinsertan socialmente a los individuos segregados con fármacos y cirugía, y al individuo socializado se le da de alta en el grupo, en la sociedad. A modo de ejemplo simple, si un individuo tiene fiebre, el estado le da un antipirético y ya puede trabajar. Eso es economía, no sanidad. La sanidad pública no trata la causa de ningún efecto, solo trata el efecto, el síntoma, el aspecto.

La norma actual habitual es que la psiquiatría reprima y recluya en prisiones psiquiátricas o que externalice el cautiverio en modernos centros de salud, camuflando su esencial función política e integrándose como medicina en sistemas de salud pública, dulcificando el clínico y sádico sentido histórico inicial.

Los franceses llaman a la psiquiatría “la policía del pensamiento, pero su figura actual sería más bien la de un moderno inquisidor, al que nadie ha elegido, que reprime cuerpos y mentes con argumentos científicos y que muchas veces se sitúa en la práctica por encima de jueces faltos de criterio técnico.

El criterio psiquiátrico es la socialización del individuo. Las prácticas farmacológicas, psicoterapéuticas, policiales o económicas en psiquiatría sirven para reagrupar al individuo, para reinsertarle socialmente, no para curarle.

La psiquiatría, que es el estado, satisface al estado y al pueblo, pero nunca al individuo que pierde la libertad y la responsabilidad sobre su cuerpo.

Tanto la libertad como la salud son individuales. No hay ningún cordón que una la salud con el grupo, con la sociedad el individuo produce al grupo, y no al revés. Por importante que sea el grupo, más lo es el individuo. Es más, el grupo está compuesto por individuos, y no puede actuar contra sí mismo.

El médico es un informador. El enfermo es causa y el médico es efecto. Si el médico se responsabiliza de la salud de un individuo, el individuo pierde la libertad y la salud, porque ambas son individuales.

Cuando el médico se convierte en funcionario del estado se vuelve en opresor, e invierte el sentido del universo, es decir, el efecto precede a la causa, el médico precede al enfermos.

Aquí y ahora, el estado regula la relación entre el individuo y el grupo e inclina la balanza a favor del grupo, violando la libertad del individuo y satisfaciendo solo a la sociedad.

En la relación entre el ciudadano y el estado, la actual gestión psiquiátrica es un fenómeno unilateral, vertical y autoritario, nada democrático con tratamientos aparentemente voluntarios que anulan la única parte interesada en este conflicto: el individuo.

La agresión al loco va del genocidio secular real o potencial, al paternalismo, pasando por la frustración biográfica, la prisión, la criminalización, el envenenamiento, la miseria económica o la castración química.

La libertad y la salud son individuales. El estado es un mangoneador que mete el hocico donde no le importa, y además lo mete mal: ni la locura existe ni el estado la cura. El cuerpo es competencia exclusiva del individuo, y nunca del estado, y se debe defender incluso arriesgando la vida.

Para la mejor gestión de la salud mental se requiere de una asamblea de personas psiquiatrizadas con poder de decisión que resuelva la colisión entre el individuo y sociedad, en una relación horizontal entre iguales, válida para acabar con el genocidio secular de locos y que resuelva el conflicto entre todas las partes.

La gestión de este conflicto depende de la responsabilidad del individuo y es proporcional al grado de libertad que disfrute, tanto del que los demás le permitan como del que adquiera autónomamente y por iniciativa propia.

La responsabilidad en la consecución de la liberta es tarea individual.

Solo el individuo, atendiendo a su propia necesidad y satisfacción, accederá a un espacio de realización propia que le producirá libertad y felicidad independiente de causas ambientales, y que tendrá como efecto la suma de individuos libres y felices en un mundo sin opresión.

Decía Marco Tulio Cicerón que la libertad no consiste en tener un buen amo, sino en no tenerlo, y yo digo que “LA LIBERTAD NO SE SOLICITA, SE TOMA”

Los grupos de apoyo mutuo son el germen de la autogestión en salud mental.

Los compañeros y compañeras del GAM Arrancapins os deseamos Salud y Libertad.

 

Autor: Francisco (GAM Arrancapins)

islafluvial@gmail.com

 

 

 

desaparegudes, ignorades i invisibles

 

Boceto de nuestro ninot de la Falla Arrancapins 2019 realizado por Jose Luis. Texto Lola GAM Arrancapins.
Boceto de nuestro ninot de la Falla Arrancapins 2019 realizado por Jose Luis. Texto Lola GAM Arrancapins.

 

Con este lema emprende su construcción la falla de este año de Falla Arrancapins.

Junto a mujeres infravaloradas, personas fusiladas en las fosas, acalladas…no podíamos ser menos, nosotras, las ignoradas.

La Falla Arrancapins nos da la oportunidad de expresarnos construyendo un ninot relacionado con la salud mental.

La Falla Arrancapins de más de 100 años de trayectoria es conocida por su espíritu crítico y combativo y su hacer esmerado y tradicional.

El año pasado hicimos una ambulancia pica piedra, que no iba “pa alante” ni “pa atrás” como crítica al sistema de atención en salud mental.

Este año seguimos con la campaña y los actos que estamos realizando activistas de todo el estado para denunciar las contenciones mecánicas.

La contención mecánica es una “práctica terapéutica” que dicen se da en última  instancia en los servicios de urgencia, pero ocurre muchas veces, que consiste en atar a una persona a la cama. Una persona en situación de crisis emocional o de alto sufrimiento psíquico. Una persona vulnerable.

Estas prácticas han sido declaradas como tortura y nunca justificables por la ONU.

La contención mecánica es un reflejo del suspenso de las políticas del sistema sanitario en salud mental. Un cambio de paradigma es preciso; respeto y consideración a la voz de los y las pacientes, y a los derechos humanos.

Las alternativas pasan por una mejor y más rápida atención, por la especialización de los profesionales sanitarios y por la inversión en otro tipo de fórmulas ya probadas con éxito en otros países, como las casas de crisis, las habitaciones de confort, el diálogo abierto…

Las contenciones 0 son posibles y las reivindicamos ya.

Además exigimos transparencia y registros de cómo, donde, cuando, quienes y durante cuánto tiempo se realizan las contenciones.

Porque una práctica así no puede tratarse con ligereza, el estar atado a una cama, solo, sin saber cuándo va a acabar esa situación deja graves secuelas durante mucho tiempo. Estas secuelas y traumas son también negados por profesionales que banalizan el uso de las contenciones alegando que no había más remedio.

Este año, aprovechando el lema de la Falla, denunciamos la práctica ignorada e invisibilizada de las contenciones mecánicas, sin olvidar tampoco a aquellas personas que desaparecieron, que murieron sometidas a esta “práctica terapéutica”.

 

Más información y testimonios https://www.0contenciones.org
Más información y testimonios https://www.0contenciones.org

 

Este gran sufrimiento, retratado en nuestro ninot, será quemado en una gran hoguera el 19 de Marzo, día de San José.

El origen de las fallas, dicen, fue de la celebración que hacía el gremio de carpinteros la víspera de San José, donde quemaban virutas y trastos viejos. Hay historiadores que piensan que esta explicación esconde una fiesta pagana y popular que se celebraba por la llegada de la primavera.

En cualquier caso, desde la antigüedad, se ha pensado que el fuego es poderoso y renovador. Nosotras, vamos a usarlo para acabar, de una vez, con TODAS las contenciones.

Porque nos ignoran cuando nos sobre-medican, nos ignoran cuando nos mal-tratan, nos ignoran cuando nos atan.

Porque sería tan difícil pensar que tenemos sentimientos, que existimos más allá de la consulta, que nos ven como esas pobrecillas almas enfermas sin remedio.

Por eso tienes que saberlo.

Tienes que verlo.

Porque esto pasa, sí, nos atan.

 

 

 

Los derechos de las personas psiquiatrizadas duermen tranquilos en otros lechos

bata-munch-001

Javi Ballester Martínez

Imaginaros a una persona con un conflicto interno que contra su voluntad es encerrada en un recinto donde quedan automáticamente suspendidos sus derechos como ser humano.

Que puede ser atada, drogada, o las dos cosas, según el arbitrario criterio de los encargados de su custodia; que será parcialmente escuchada cuando admita que está enferma, y solamente se le pondrá en libertad cuando tenga plena conciencia de esa supuesta enfermedad y sumisión al tratamiento que se le prescriba bajo esas condiciones. Que luego otros profesionales continuando este proceso, siguiendo y admitiendo estas prácticas bajo su responsabilidad (que no exige rendir cuentas a nadie) le digan: ahora “empodérate”, ¡lucha por tus derechos! Siempre bajo el ejercicio del poder establecido por los años de inercia de esta mala praxis, y de creerte en el conocimiento de lo que a esa persona le conviene, lo que necesita; sin ni siquiera hacer un trabajo de restitución de los derechos conculcados anteriormente, que le habrán bajado la autoestima bajo mínimos, que además le habrán hecho perder toda perspectiva de lo que significa tener un trato digno, no digamos ya luchar por una vida digna. Merecería una Gran Ceremonia de desagravio en restitución de su DIGNIDAD; un reconocimiento que invitara a la reflexión para garantizar que no volverán a ocurrir semejantes ignominias.

 

 

 

 

 

La pala

Imagen: Jose Luis Leal, GAM Marítim. Texto: Núria, GAM Arrancapins
Imagen: Jose Luis Leal, GAM Marítim. Texto: Núria, GAM Arrancapins

 

Imagino todos los días que la lluvia despeja mi cabeza y me da fuerza.

Me quito una coraza pesada, que me cuesta en demasía llevarla: es un falso antifaz de pusilánime que no deja entrever mi destreza, escondida en el centro neurálgico de todo mi ser, lista para ser desenterrada poco a poco, cuando haya conseguido crear una pala de hierro y madera que llevará a cabo ese cometido.

La sueño todas las noches, olvidándola al alba.

Es entonces cuando se transforma en espíritus malignos la pala que se debilita inevitablemente para no poder desempeñar el trabajo de cada día que largo espera. Pero sé que es cuestión de seguir en el camino. Que, aunque yo no lo note, de cada cosa, de lo más abominable, se puede forjar un nuevo carácter con el que arribar al puerto de las metas creídas inalcanzables.

Así, llego a la conclusión de que mi realidad no puede ser peor que mi ficción.

 

 

 

 

Excursión a Chulilla

Excursión a Chulilla 2 Diciembre 2018. Texto Nuria GAM Arrancapins
Excursión a Chulilla 2 Diciembre 2018. Texto Nuria GAM Arrancapins

El pasado domingo 2 de diciembre fuimos cuatro miembros del GAM Arrancapins (Antonio, José Luis, Esther y Nuria) a hacer una ruta de senderismo junto al cauce del rio Túria en Xulilla.

Hizo un día genial, de pleno sol. Seguramente por eso nos cruzamos con mucha gente en el camino.

El primer trozo fue mortal, pues era de subida, y tuvimos que parar para recuperar aire en nuestros pulmones.

Luego vinieron unas escaleras altas e interminables que nos depararon una grata sorpresa: dos puentes colgantes que, por lo menos a mí, me dieron una sensación de libertad y belleza impresionante. También fue muy bonita toda la vegetación así como el riachuelo que hallamos por toda la ruta.

Más adelante hicimos otra parada al lado de una especie de balsa.

El colofón del día fue la llegada al pantano de Loriguilla. Otra vez sol, agua reposada y una sensación de paz de incalculable valor. Allí comimos y nos echamos un buen rato antes de emprender la vuelta.

El error que cometimos fue desandar todo el camino hasta el principio de un tirón, al contrario que a la ida, pues acabamos reventados. Justamente, a mí, la que escribe estas líneas, me dio una especie de pájara; menos mal que Antonio arregló el entuerto dándome un buen trozo de chocolate en tableta; he de decir que casi después de acabármelo me sentí renovada.

Para finalizar la visita turística fuimos los cuatro a buscar una cafetería en el pueblo para tomar algo. Íbamos a quedarnos en un bar con terracita, pero al ver que no nos atendían nos fuimos a otro lado. Y los precios, ¡qué precios!, como se nota que se aprovechan de la gente que acude a pasar un día agradable.

Bueno, en conjunto, yo le doy una nota de sobresaliente a esta salida. ¡Y que vengan muchas más! Sí, repetiremos la experiencia una vez al mes a otros sitios que nuestra compañera Esther nos propondrá.

collage chulilla